«The winner takes it all»

Abril 22 de 2014

Historia de Relaciones Rotas compartida en nuestras redes sociales.

 

Título : The winner takes it all

 

 

Mientras escribo esta redacción escucho la canción que la titula y la que describe el fin de una relación después de un año. Cuando lo conocí no estaba convencido de quererlo tratar, después de un par de citas no quería dejarlo ir. Compartir tiempo, experiencias, momentos y palabras hicieron que yo pudiera decir «te amo» en ese momento en el que dos personas están solas en la intimidad. Cuando creí que todo estaba bien llego ese sexto sentido que no podemos explicar: la intuición. Está me dijo que algo pasaba y efectivamente no se equivocó, él partió a un viaje de trabajo y no lo volví a ver, no volví a saber nada de él. Fue cuando escuche esta tan conocida canción de ABBA y la cual me dijo que la historia no había terminado, no había cerrado ese circulo.

 

Después de casi 9 meses un simple follow en Instagram hizo que nos acercáramos, al instante me escribiste en whatsapp «lo siento, perdón fui un tonto y mil cosas más». Al día siguiente hablamos por teléfono y acordamos vernos, cuando nos vimos me abrazaste y recordé esos nervios que siempre sentía al verte como aquel día en que nos conocimos. Platicamos un poco y la verdad salió a la luz, tú besaste a otra persona, tú empezaste otra relación que duro poco, el escuchar esto me derrumbo por dentro pero con aplomo reí un poco y te dije «no hay problema todo ya está olvidado», volvimos a pensar en «nosotros» a planear y ver hacia el futuro, desde ese momento yo estaba firmando la sentencia de mi dolor, puse mi armadura y escudo ya que no quería salir herido de nuevo sin pensar que yo mismo me iba a herir.

 

Con cada cita que teníamos yo me sentía más incomodo, ahogándome poco a poco al temer que te fueras de nuevo, al no saber como actuar para no perderte, creo que deje de ser tal y como yo soy para empezar a actuar como alguien totalmente diferente. Esto hizo que yo pusiera barreras, retirara besos, caricias, palabras todo con el fin de no salir herido como aquella primera vez, ya no quería ser «el perdedor» pero a la vez seguía amándote. Noté que poco a poco tu interés se retiraba y yo seguía a la defensiva sintiendo entrar en caída libre por un abismo del que de verdad quería salir, era hora de enfrentar la verdad.

El 19 de Abril del 2014 después de una comida con sus amigos, en su coche puse una mano en mi corazón para darme valor y le pregunte «¿Lalo quieres que pasemos la noche juntos? …. No, …. ¿Te gusta a alguien mas ? …. No, …. ¿Que fue lo que pasó? …. Que ahora sólo te veo como un amigo, la chispa que sentía se apago y hay aspectos tuyos que me incomodan y no pienso plantearte que cambies. El resto del camino fue una mezcla entre silencio y frases al aire, le dije que la primera vez que se fue me dejó hecho pedazos, lloré un poco y pidió que no lo hiciera, le dije que estaba enamorado de él y que sentía un miedo terrible al pensar que él se fuera a ir de nuevo, le pedí que se orillara ya que yo había escrito algo para el una noche anterior y quería leérselo. Cuando se estaciono salimos del coche me planté frente y leí la nota que era una breve descripción de nuestra historia, al final terminé con la pregunta que él una vez me hizo … Y tú, ¿que quieres conmigo? … Arranqué la hoja de mi libreta, la doblé y se la entregué. Lo abracé deseando en mi interior que me detuviera pero no fue así, al contrario me brindó el más bello recuerdo que tengo de esta relación, el calor de un último abrazo, el cual me recuerda al sol, ese sol de atardecer que siempre quise ver con el frente al mar, abrazados los dos y perdiéndonos en el horizonte. Esa imagen que yo tomé para él en un viaje en el que cada mañana pensaba en él.

 

Como dice esa misma canción «En tu interior tu debes saber que te echo de menos, no importa lo que diga las reglas deben obedecerse». Tomé mis cosas y caminé sin rumbo sólo deseando escapar del dolor pero por fin lo pude hacer, cerré el círculo.

Etiquetas: , , ,