Lázaro Cárdenas, el petróleo y la nacionalización

Marzo 18 de 2015

Marzo 18, 1938 

» Las compañías petroleras han gozado durante muchos años, los más de su existencia, de grandes privilegios para su desarrollo y expansión; de franquicias aduanales; de exenciones fiscales y de prerrogativas innumerables, y cuyos factores de privilegio unidos a la prodigiosa potencialidad de los mantos petrolíferos que la nación les concesionó, muchas veces contra su voluntad y contra el derecho público, significan casi la totalidad del verdadero capital del que se habla.» Lázaro Cárdenas, marzo 18, 1938.

A partir del proceso de modernización que tomó gran empuje a finales del siglo XIX, la explotación de recursos naturales para satisfacer a las crecientes industrias se convirtió en la actividad que aseguraría la economía de las diferentes naciones, entre ellas las grandes potencias económicas que se consolidaron durante la primera mitad del siglo XX. 

 Uno de estos recursos es el petróleo, principal fuente de energía, así como de una gran cantidad de derivados además de combustibles, por ejemplo plásticos, pesticidas, fertilizantes, fibras sintéticas, etc. México es uno de los países que tienen las reservas más grandes de petróleo, pero la industria no ha sido suficiente para explotar esté recurso por lo que, desde el Porfiriato, se ha permitido la inversión extranjera para impulsar la industria petroquímica. 

El peligro de la inversión extranjera es que los recursos extraídos y las riquezas que éstos generan no son reinvertidos en la economía nacional; esta es una de las razones por las que el presidente Lázaro Cárdenas, el 18 de marzo de 1938, presentó un comunicado de prensa donde anunciaba la expropiación de la industria petrolera mexicana. Este hecho significó un cambio trascendente para la economía nacional, facilitó el crecimiento en la producción de la industria energética, de manufactura y construcción, abriendo el camino a un periodo de la historia conocido como “el milagro mexicano”, donde el crecimiento económico fue en promedio de 7.3% (dato curioso: en los últimos años, los medios oficiales han anunciado un promedio de crecimiento de 2.5%), y permitió una mejor calidad de vida para la población mexicana. 

La decisión de nacionalización fue apoyada por la mayoría de la población, hubo movilizaciones y según la prensa de la época estas llegaron a superar las cien mil personas. Destaca la participación de las mujeres que, dispuestas a contribuir para pagar la deuda petrolera, cooperaron con los recursos que tenían, desde gallinas hasta joyas. 

 Con la expropiación petrolera, el Estado se apropiaba legalmente del petróleo que explotaban 17 compañías extranjeras por haberse negado a cumplir las leyes nacionales. Dicha industria sería absorbida por el Estado, dando origen a uno de los monopolios más importantes del siglo XX mexicano, Petróleos Mexicanos PEMEX. 

Definitivamente es uno de los acontecimientos más importantes de la historia moderna mexicana, que ha repercutido no solo en la economía nacional, si no en todos los aspectos culturales de la sociedad; es por eso que en esta ocasión, presentamos una serie de objetos que muestran la variedad de productos derivados del petróleo y producidos por este gran monopolio industrial, PEMEX. 


 

Etiquetas: , ,