La Lucha Libre desde México: Una Visión Externa.

Enero 6 de 2016

La lucha Libre es un elemento fundamental de visibilidad de la identidad mexicana en  el extranjero, ante los ojos foráneos, representa una variación exótica del «wrestling» estadounidense, asociada a los valores y prejuicios de lo mexicano: violencia, espiritualidad, misterio, corrupción y exotismo. Esto propicia la creación de lazos con otras culturas y países, destaca el caso de Japón, en donde la lucha libre mexicana tiene un culto fervoroso.

Dentro de México la lucha libre ha vivido períodos de auge y de marginalización, que van de la mano con los cambios en la definición de la identidad nacional. El periodo de mayor apogeo fue de 1940 a 1970, coincidiendo con el florecimiento de una identidad nacional moderna, apoyada en la cultura popular y representada por los medios masivos de comunicación de la época. La lucha libre surge y se amalgama con otras expresiones de la cultura popular, nacidas al mismo tiempo, como la música, la televisión y el cine; este último en particular crearía producciones visuales muy características.

Es algo muy común que un deporte traído del extranjero, se establezca como una figura de identidad nacional. La lucha libre está presente dentro de la cultura popular global, el tema se ha abordado desde diferentes perspectivas: el arte, la artesanía, el diseño, el entretenimiento y el comercio. La lucha libre como industria cultural posee todos los elementos para ser una actividad con un impacto cultural importante, pues se presenta como un escaparate para la identidad, historia, entretenimiento, comercio y trascendencia cultural.

Etiquetas: , , ,