La Aspirina y su empaque

Julio 6 de 2011

En 1897 Felix Hoffman logró sintetizar por primera vez, en forma pura y estable, el ácido acetilsalicílico, un principio activo cuyas primeras y más conocidas indicaciones lo muestran como analgésico y antipirético.

Sus cristales son alargados, de sabor ligeramente amargo y de color blanquecino.
El ácido acetilsalicílico es un principio activo empleado para aliviar el dolor y disminuir la fiebre. Ante estímulos nocivos, se activan terminaciones nerviosas específicas. A través del nervio, el estímulo llega a la médula espinal y ésta lo transmite hasta el cerebro,canada goose outlet el cual lo interpreta, y como resultado percibimos dolor.

En los primeros años, Aspirina se distribuía en las farmacias en forma de fino polvo blanco envasado en frascos. Pero desde 1904 se comercializa en forma de comprimido. De hecho, éste fue uno de los primeros medicamentos en venderse en esta presentación de modo regular.

En 1982 se otorgó el premio Nobel de Medicina al inglés John R. Vane, por canada goose jakke sus descubrimientos sobre las prostaglandinas -sustancias transmisoras del dolor- por el organismo, y sobre la acción de la Aspirina para inhibir su segregación.

Desde que empezó a comercializarse la Aspirina, se han consumido más de 350 billones de comprimidos. Se estima que anualmente se consumen en el mundo unos 100 mil millones de pastillas. La OMS la incluye entre los medicamentos esenciales y su trascendencia ha sido tal que el nombre comercial terminó convirtiéndose en el nombre de uso cotidiano.

Aquí los empaques de Aspririna que tenemos a resguardo en nuestra colección.

>> Ver Galería