KIMONO

Mayo 20 de 2015

Existen vestimentas que se convierten en íconos de una cultura o una nación, por ejemplo en México tenemos el traje de charro o de china poblana, el sari hindú y el kimono en Japón.

Esta prenda tiene su historia, es el vestido tradicional japonés y existen variantes pues hay kimonos para hombres, para mujeres, para niños, de seda, de algodón, también conocidos como yukata y usados en verano. El corte, color, decoración, material, varían de acuerdo a la ocasión, estado civil y edad, por mencionar algunos, lo que nos indica que es una prenda que está muy ligada con las tradiciones y la cultura ancestral japonesa.

Como muchos de los elementos tradicionales japoneses, el kimono fue adaptado de China, la seda hizo que se convirtiera en un traje suntuoso, de ahí las variantes que con el tiempo se fueron desarrollando. En la actualidad la mayoría de los japoneses se visten al modo occidental, sobre todo después de la ocupación estadounidense en la década de 1940, pero siguen utilizando los kimonos en ocasiones especiales como bodas y festividades religiosas.

El kimono consiste en varias capas de tela que se van doblando y amoldando al cuerpo, muy similar a los dobleces realizados con el origami, de ahí que durante la colocación de los kimonos más elaborados, sea necesaria la participación de varias personas, haciendo que el vestirse con esta prenda se convierta en todo un ritual.

Aunque ya no es muy común ver esta vestimenta en las calles de Japón, mucho menos en las de las grandes metrópolis, la influencia sigue presente en el diseño de moda contemporáneo. Un ejemplo son las creaciones del diseñador Issey Miyake, quien le da gran importancia al material para que éste sea quien defina la forma final de la prenda, desapareciendo casi por completo el uso de botones o elementos externos a la tela. Ha definido su trabajo como “arquitectura” basado en el hecho de que busca que sus piezas se hagan uno con el entorno y el usuario, bases también de la Arquitectura.

Aunque algunos diseños de Miyake pudieran parecer todo menos ropa, lo cierto es que la esencia japonesa es evidente, las similitudes con el origami están presentes en los dobleces y formas que de ahí surgen, al igual que en los kimonos, que toman formas específicas gracias a los dobleces y giros de la tela al rededor del cuerpo.

La vestimenta es una rasgo identitario y un claro ejemplo es el kimono. En el marco de la exposición Diseño Japonés Hoy/100, los invitamos a conocer las producciones del diseño textil contemporáneo.

Álbum fotográfico, ca. 1930 Álbum fotográfico, ca. 1930 Álbum fotográfico, ca. 1930