Hector Rivero Borell sobre Tassier

Octubre 13 de 2011

Como parte de la exposición El MODO de Tassier, invitamos a distintas personalidades del diseño a escribir sobre Gonzalo Tassier. En esta ocasión los dejamos con el texto de Héctor Rivero Borell, director del Museo Franz Mayer y esperamos verlos pronto en la exposición.

El nombre Gonzalo Tassier resulta imprescindible en la historia del diseño gráfico en el país, no sólo por el tiempo que lleva desarrollando el oficio, sino por la trascendencia de su trabajo y creatividad.

Tassier solía decir a sus alumnas de la Ibero que se había formado como diseñador gráfico antes de que existiera la carrera como tal y completaba la frase diciendo: “cuando yo estudiaba, no existían los plumones y fue se acentuaba”, con ese singular sentido del humor que lo caracteriza.

La huella que dejó en la Ibero influyó más allá de sus propios alumnos, pues su imagen, forma de trabajar y hasta su filosofía de vida, fue un referente para muchas generaciones, inclusive después de que dejara la academia. Para muchos, además del amigo o el colega, Tassier siempre será el Maestro. Por eso no es de extrañar que el Royal College of Art de Londres lo distinguiera con la medalla Sir Misha Black por su aportación a la enseñanza del diseño.

Aún cuando nunca ha perseguido la riqueza o la fama, inevitablemente su trabajo respalda un reconocimiento profesional incuestionable pues sus logotipos, empaques, campañas, etc., han sido un testimonio para generaciones completas de consumidores de los más diversos productos. La presencia de la infinidad de sus diseños en los anaqueles y puntos de venta, dan cuenta de la trascendencia de su trabajo.

Por último, no puedo dejar de mencionar su generosidad y compromiso social, pues si bien Tassier nunca ha negado que su desarrollo profesional ha sido básicamente alrededor del diseño comercial, en infinidad de ocasiones ha compartido su talento y creatividad con individuos y organizaciones sin esperar nada a cambio, realizando su trabajo con el mismo entusiasmo y profesionalismo de siempre.

Héctor Rivero Borrell M. Director del Museo Franz Mayer

Agosto 2011