Materiales para envase y empaque: Cerámica

Materiales para envase y empaque

La alfarería es uno de los oficios más antiguos. En el antiguo Egipto se usaban vasijas para guardar el kohl (maquillaje); en Grecia y Roma el vino se guardaba en ánforas de cerámica.

La cerámica Delft es uno de los ejemplos más bellos del uso de la alfarería como material de empaque. Sus vasijas de barro vitrificado con detalles en azul y blanco datan del siglo XVII y eran utilizadas por farmacéuticos y dentistas.

En un principio los envases de cerámica eran decorados a mano, pero a mediados del siglo XVIII surge el transfer, método de impresión que hacía posible la repetición ilimitada de un diseño, a diferencia de los hechos a mano. Estos contenedores y sus tapas se han convertido en objetos de colección.

A finales del siglo XIX, se utilizaban botes lisos de cerámica y se les pegaban unas etiquetas de papel en las que por primera vez se podía leer una explicación sobre el producto. La empresa inglesa productora de cera para zapatos, Warren’s Jet Blacking Warehouse, fue una de las primeras en utilizar este método. Cuando tenía sólo 12 años, el escritor Charles Dickens empacó y etiquetó este producto durante un tiempo.

La cerámica se ha utilizado a lo largo de los años para envasar pintura, pegamento, pomadas, medicamentos, mermeladas, aceite, cerveza, tintas y cera para zapatos, entre otras muchas cosas.

 

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[contact-form-7 id="30712" title="Contacto EN"]
[contact-form-7 id="5" title="Contacto"]
[contact-form-7 id="5" title="Contacto"]
[contact-form-7 id="5" title="Contacto"]
X