Salud es belleza, belleza es poder

Marzo 6 de 2019

De cremas a cera, hasta complejos tratamientos para la piel, la industria de la belleza, ha marcado la historia global e individual de cada ser humano. Para entender una industria que genera al año aproximadamente 154,000 millones de pesos solo en México, tenemos que retroceder unos cuantos cientos de años.

Los primeros indicios de productos enfocados al cuidado personal datan de épocas prehistóricas, los embellecedores para distintos rituales, se preparaban con grasas animales, pigmentos o arcillas. Sin duda, las antiguas civilizaciones, dieron el estándar de belleza que conocemos actualmente, los egipcios contribuyeron con representaciones pictográficas donde se muestran cuerpos bronceados, cuellos altos y ojos delineados, estándares que hasta el día de hoy seguimos.

No fue sino hasta finales de la primera guerra mundial que una creciente Coco Channel abría por completo el mercado y lanzaba productos, tales como; esmaltes para uñas, lápiz labial y delineadores. Con la culminación de la segunda guerra mundial, los aires de una nueva vida y el acomode de los países, los proveedores de salud, trataban de ganar terreno, con producciones complejas de jabones y cremas protectoras contra la radiación solar.

Hoy en día marcas y productos compiten para ganar un lugar en tu cosmetiquera, baño u oficina, tarea que ha rendido frutos en el país, convirtiéndolo en el tercer consumidor de productos para resaltar la belleza, solo por debajo de Brasil y Estados Unidos. Así que cuando te maquilles, peines o perfumes, recuerda que la belleza, al menos externa, cuesta y cuesta mucho.