La corbata de un caballero

Julio 5 de 2018

En realidad, la corbata tiene su origen en unos pañuelos que usaban los soldados croatas hacia 1660; se los ataban al cuello con un nudo hacia la mitad del cuerpo. El regimiento se presentó ante el Rey Luis XIV ataviado con unos pañuelos de colores que agradaron mucho a su majestad; tanto le gustaron, que diseñó para el Regimiento Real un pañuelo con la Insignia del Reino. Al regimiento se le conoció como Royal Cravette (Croata).

En el Siglo XVII, la corbata llegó a Inglaterra, y el modisto Lord Brummel alcanzó una fama mundial por realizar clases durante una hora de cómo anudarse la corbata. Para ello contaba con dos asistentes que lo ayudaban, inauguró el arte de anudarse la corbata, creando hasta cien nudos diferentes.

En Europa, la corbata pasó a ser un signo distintivo entre las clases más acomodadas, pues añadía estilo, elegancia, color y textura a la austera camisa, además de que destacaba la verticalidad del cuerpo.

A fines del siglo XIX, vino un renacimiento de la corbata; pronto aparecieron los nuevos diseños y una evolución en la forma de anudarse hasta las formas actuales, entre las cuales destaca el prestigiado nudo Windsor.

La corbata y la camisa comienzan su evolución para lograr la armonía; presentan diseños más largos con formas que se van ensanchando hasta la parte inferior, terminando en punta. Poco a poco se van diversificando los colores, los estampados y las texturas.

En la década de los años veinte, Jesse Langsdorf hace suyo el modelo de la actual corbata dotando a esta prenda con preciadas sedas, estampados y colores.

En la actualidad, se ha prescindido un poco el uso de la corbata entre los jóvenes; incluso para acompañar el atuendo de traje. Pero en algunos ámbitos profesionales tiene obligatoriedad, como es el caso del legal. Aun así no se pierde del todo el propósito fundamental de elegancia en el uso de la corbata, pues no habrá un atuendo tan propio para complementar el porte de un caballero.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,