Jesús Reyes Ferreira

Agosto 20 de 2019

Mejor conocido en todo el mundo como el maestro del color, Chucho Reyes es uno de los máximos exponentes de la pintura en México. Nació en 1882 en Guadalajara Jalisco, desde pequeño el amor por el arte y la pintura fue notorio, obtuvo experiencia y creatividad en los distintos trabajos que tuvo que desempeñar de pequeño, por ejemplo, decoraba el papel con el que se envolvían las antigüedades en el negocio que tenía su padre, en la fábrica de chocolate donde laboró fue hipnotizado por las plastas de grasa que dejaba la materia prima en los papeles delgados, quizá de ahí proviene la inspiración de su soporte que utilizó para sus obras, el papel china, un papel delgado de difícil manejo, es por esto que resguardar las obras del maestro del color es una misión titánica.

Jesús Reyes también trabajo en una fábrica de litografía e imprenta, pasando por tiendas de materiales para crear arte, hasta independizarse como uno de los mejores artistas y experto colorista, impresionando a artistas de la talla de Pablo Picasso quien sorprendido exclamo ¡Que frescura!

En sus obras Chucho Reyes retrata un México colorido, capturando fielmente y a su estilo las tradiciones, la artesanía, la gente y sus costumbres, con un manejo de tonalidades que reavivaban los cuadros de este artista. Clemente Orozco y Guadalupe Posada fueron figuras que influenciaron el trabajo de Chucho reyes, sin embargo, la gente más allegada al artista opinaba que su talento ya lo traía en la sangre, cualidad innata que se veía al emplear de una manera magistral los colores, sin que nadie le enseñara, con la maestría de quien lleva un camino amplio en el mundo del arte, Carlos Monsiváis también describe las obras de Reyes como, un canto de la felicidad.  

A pesar del talento y de los constantes esfuerzos por motivar a Chucho Reyes para montar alguna exposición, no fue sino hasta sus 58 años que realiza la primera entrega de su trabajo gracias a figuras como Luis Barragán, con quien compartía una amistad incondicional y que resguardo trabajos importantes del colorista hasta el fin de sus días. La amistad que lograron entablar estos dos personajes fue fuerte y productiva, ya que Barragán consultaba en todo momento a Reyes para darle color a las obras arquitectónicas que producía, era tanta su admiración por el colorista que se dice que Barragán no empezaba ningún proyecto sin antes haber consultado a su amigo.

En 1975 realiza su última exposición de arte, su legado se extendió por el mundo, a lado de grandes artistas como Picasso en la Galería Haymarket de Londres. Pero, ¿Cuál era la inspiración del maestro del color? Cuando le preguntaron esto al maestro durante una entrevista él se limitó a contestar claramente … «mis maestros andan por todas las calles de México pregonando sus mercancías. Son los vendedores de globos, de gallardetes y banderitas, de pirulís y de varitas de manzanas y tejocotes bañados de caramelo. Yo creo en el arte del pueblo y no me gusta complicarme la vida ni el espíritu con teorías estéticas extrañas. El arte que práctico puede ser tan frágil como los materiales que empleo, pero yo lo amo así, pasajero e instantáneo como una pompa de jabón».

José de Jesús Benjamín Buenaventura de los Reyes y Ferreira “El maestro del color” Falleció el 5 de agosto de 1977.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,