Cine de Rumberas

Cine de Rumberas

Ya había rumba, ya había burdeles y ya había jóvenes desdichadas… pero no había cine de rumberas. Comenzó hacia 1942, cuando María Antonieta Pons consiguió sus primeros estelares en México, lo cual inspiró a los directores de cine a relatar la misma historia pero contada en diferentes escenografías: la joven pobre que ayuda a su familia trabajando por las noches en los centros nocturnos de la ciudad. Además de María Antonieta Pons, hubo otras tres cubanas (Ninón Sevilla, Amalia Aguilar y Rosa Carmina) y una mexicana (Meche Barba). La censura les impedía enseñar el ombligo, pero no les impedía contonearse, tirarse al piso y ser poseídas por los demonios de la rumba y del mambo. Fueron los ídolos de los jóvenes de los años 40, quienes soñaban en encontrarlas en los burdeles del centro.

[Calabacitas Tiernas (1949) México. Gilberto Martínez Solares]

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X