mon

Monedita de oro

Hoy en día no es tan fácil tener el bolsillo lleno de dinero, ya sean billetes o monedas, cada día se hace más complicado el ganarlo, pero, dejando atrás esos problemas de solvencia, te has preguntado ¿Cuál es la historia del dinero?  Las civilizaciones antiguas y las actuales nos hemos vueltos compradores de servicios y productos que satisfacen nuestras necesidades, desde comida hasta herramientas constantemente estamos comerciando, pero, ¿Cómo se pagaba antes, cuando el dinero tal como lo conocemos hoy en día no existía?

Tenemos que entender que uno de los primeros sistemas para poder obtener estos bienes y servicios fue el denominado trueque que consistía en intercambiar productos deseados por ambas partes, esto implicaba un cierto número de complicaciones, por ejemplo, que los productos a intercambiar tuvieran el mismo valor o que productos como alimentos y bebidas se mantuvieran en buen estado, sin duda una tarea titánica.

Las civilizaciones antiguas comerciaban con productos como espejos, sal, minerales entre los que destacan oro, plata, jade y bronce, recordemos que en las civilizaciones antiguas de nuestro país existían dos productos que servían para hacer trueques por su alto valor, nos referimos al maíz y a cacao que muchas veces era considerado como una pieza especial de intercambio.

Pero entonces ¿Cómo nacen las monedas y billetes? Recordemos que hemos platicado ya que los intercambios de productos traían grandes problemas si el valor de los objetos a no era el mismo o si los productos ya habían perdido su valor, también tenemos que recordar que muchas guerras empezaron por estos productos, por ejemplo, la sal, así que, para evitar este tipo de discusiones, los romanos y el imperio chino empezó a crear las primeras monedas, con esto se garantizaba una estandarización del precio y el fin de los trueques. Después llegaría la imprenta con la cual se facilitaría la creación de billetes.

Como datos extras te vamos a contar que tan importantes era el comercio para las civilizaciones mayas y muchas otras de nuestro país. Se tienen registros de que el oficio al cual se inclinaban mas era al de comerciantes, iban adentrándose en otras civilizaciones en busca de recursos que intercambiar, una vez abastecidos vendían desde armamento hasta ropa y esclavos, pero ahí no termina su importancia ya que el andar por montes, playas y todo tipo de terrenos les permitía crear rutas especiales de los caminos que después compartían con sus comunidades para tener ciertas ventajas en guerras o inclemencias de la naturaleza.

Tal era su conocimiento gracias al comercio que después de ir y venir los comerciantes podían aconsejar a sus gobernadores para expandir rutas comerciales y terrenos de cultivos para una mayor producción y supervivencia. ¡A que no sabías eso!

Así que ya lo sabes, ahora entendemos un poco más la vieja frase que suena por ahí ¡Cuidarlos se vale!

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X