Rompecabezas

Enero 29 de 2016

Podemos ubicar los antecedentes del rompecabezas desde la antigüedad clásica con el Stomachion o Cuadrado de Arquímedes. Este rompecabezas, formado por catorce piezas geométricas, es conocido por su descripción en trozos de manuscritos recuperados, en los cuales se transcribieron obras de Arquímedes de Siracusa (287 – 212 ac) , uno de los matemáticos más importantes de la antigüedad clásica. No se le dio mucha importancia porque se le creía un juego para niños, irrelevante ante el resto de la obra de este matemático; pero fue gracias al Dr. Reviel Netz, historiador de las matemáticas, que se descubrió que el Stomachion es un tratado de Combinatoria, campo de las matemáticas que tomó empuje tras la llegada de la Informática. Con este rompecabezas Arquímedes buscaba responder a la pregunta ¿de cuántas maneras se pueden juntar catorce piezas para formar un cuadrado?, que en la Combinatoria se traduce como ¿de cuántas maneras puede solucionarse un problema dado?

Los rompecabezas modernos tienen su origen en la cartografía y la elaboración de mapas; en 1760 John Spilsbury, ebanista y experto en mapas, pegó un mapa de Europa en una placa de madera y después separó cada uno de los países cortando la madera a través de sus fronteras. Fue así como este experimento se convirtió en una manera de enseñar geografía a los niños británicos hasta las primeras décadas del siglo XIX. Este método tuvo tanto éxito que se empezaron a fabricar para la venta, aunque tenían el nombre, poco agradable, de “disecciones”; todos consistían en mapas divididos por países.

Por la misma época se hizo muy popular en Europa el llamado Tangram chino, el cual consiste en siete piezas geométricas cortadas a partir de un cuadrado; con estas piezas se pueden formar siluetas de animales, personas y cosas. Este juego aún sigue siendo muy popular por la variedad y mayor libertad de formas que se pueden crear.

Fue hasta finales del siglo XIX, hacia 1880 cuando la forma de los rompecabezas comenzó a parecerse a los actuales; los fabricantes Milton y McLaughlin Bradley crearon uno para niños, el cual consistía en una litografía de una locomotora, pegada sobre cartón, con el nombre de The smashed up locomotive, dividida en un mayor numero de piezas y más complejas, pues estaban cortadas con un sistema conocido como “jigsaw puzzle”, por la forma de la sierra con que se cortaban; así mismo, incluía una imagen completa que servía de guía para armar.

A principios del siglo XX se comienzan a vender los rompecabezas para adultos. Estos originalmente eran realizados, de manera artesanal, por un maestro cortador, quien cortaba las piezas del rompecabezas a mano con un estilo llamado “push – fit”; las piezas se van acoplando unas a otras pero no se ensamblan entre si, ahí se encontraba la dificultad de este juego, además de que no incluían una imagen guía, quienes armaban estos rompecabezas la iban descubriendo a medida que unían las piezas guiándose por el color o las formas que se vislumbraban.

En las décadas siguientes el juego se popularizó y su producción se masificó, Chad Valley & Victory en Gran Bretaña y Einson – Freeman en Estados Unidos fueron las empresas que comenzaron con esta producción; tomando obras de arte famosas o paisajes, hechos de cartón, lo que reducía de forma considerable los costos de producción, y con un nuevo sistema de corte en donde las piezas se ensamblaban entre sí, llevaron al rompecabezas a su época dorada y a consolidarlo como uno de los pasatiempos más populares que conocemos en la actualidad.

 

 

 

Etiquetas: , ,