Lewis Caroll y los viajes al País de las Maravillas

Enero 27 de 2015

Un día como hoy, pero de 1832, nació con el nombre de Charles Lutwidge Dogson, quien sería mejor conocido como Lewis Caroll, autor de una de las historias que inspirarían a artistas, escritores y músicos mucho tiempo después; estamos hablando de Alicia en el País de las Maravillas y su continuación Alicia a través del espejo.

Lewis Caroll puede ser considerado como uno de los genios victorianos, era matemático, fotógrafo, lógico, escritor y sus conocimientos en estas disciplinas se pueden ver plasmados en su famoso cuento. Encontramos muchas referencias al absurdo, paradojas lógicas y matemáticas que permitieron que sus historias no solo fueran hermosos cuentos infantiles, sino también inteligentes sátiras morales y críticas sobre la sociedad victoriana.

La inspiración para Alicia en el País de las Maravillas, publicado en 1864,  proviene de sus paseos con la pequeña Alice Liddell y sus hermanas, hijas del deán del Christ Church College en Oxford, de donde Caroll era maestro y diácono. Esta historia gira en torno a las aventuras de la pequeña Alicia en un mundo subterráneo donde gobierna el sin sentido; los personajes que ahí aparecen son referencias directas a personajes de la sociedad victoriana y a amistades cercanas a Caroll, a costumbres socialmente correctas y también a aquellas propias de los círculos underground más populares, lo que hace evidente la tan criticada doble moral de la época.

En este viaje al País de las Maravillas o Wonderland, en su idioma original, nos topamos con personajes como el Conejo Blanco, típico lord inglés que vive con el tiempo medido en una ajetreada urbe moderna; al Sombrerero Loco, loco por los químicos a base de mercurio que se utilizaban para curtir la piel con que se confeccionaban los sombreros; las flores parlantes, muy similares a las refinadas señoritas burguesas, con modales tan aparentemente propios pero de una doble moral evidente; la Reina de Corazones, clara referencia a la Reina Victoria, o la enigmática Oruga Azul, que ha servido para discutir sobre el consumo o no, por parte de Caroll, de sustancias psicoactivas como el láudano, el opio y la Amanita Muscaria, ese hongo rojo y blanco tan común en los cuentos infantiles y cuyos efectos alucinójenos incluyen la macropsia y micropsia, desórdenes neurológicos que afectan la precepción y nos hacen creer que los objetos son más grandes o pequeños de lo que en realidad son, lo que explicaría los cambios en el tamaño de Alicia al ingerir los trozos de seta que le da la Oruga.

Esta riqueza narrativa y de personajes ha hecho que Alicia en el País de las Maravillas sirva de inspiración para numerosas muestras artísticas y para manifestaciones contraculturales, por ejemplo en la música, Jefferson Airplane, Bob Dylan, Tom Waits han retomado el tema de Alicia para algunas canciones; en el arte, Salvador Dalí, Max Ernst, René Magritte, Annie Leibovits han utilizado la historia como tema central de pinturas y fotografías.

Es importante recordar el resto del trabajo de Caroll, desde la fotografía, que podría ser muy perturbadora en nuestros días, pues es en su mayoría retratos de niñas; además de textos matemáticos y sobre lógica simbólica,  que buscaban popularizar estos temas y al mismo tiempo explorar los límites y paradojas de los principios científicos aceptados.

Les compartimos algunos objetos de nuestra colección como pequeño gabinete de curiosidades de Caroll y Alicia.

00036B 00825A 03535B 04882 09807 caroll 2 caroll cats 1 cats 2 cats 3 cats 4 cats 5 cats 6 cats 7 cats DSC_0008 DSC_0234

Etiquetas: , ,