Julio Cortázar, lo fantástico y lo cotidiano

Agosto 26 de 2015

Nacido en Bruselas y muerto en París, el escritor argentino Julio Cortázar es uno de los grandes íconos de la literatura hispanoamericana del siglo XX. Sus cuentos y relatos breves nos llevan más allá de la realidad de objetos, rutinas y tradiciones de la vida cotidiana, cuestionando su naturaleza entre humor, emociones intensas y enigmas fantásticos en un estilo único e innovador para su tiempo.

Aun en la actualidad los cuentos de Cortázar siguen vigentes. La autopista del sur, recientemente utilizado por Renault para su publicidad, es un cuento en el que el calor de agosto y un gran embotellamiento a la entrada de la ciudad de Paris nos relata como cada auto representa la personalidad de su conductor dejándonos con la duda de quién posee a quién. Es común encontrar en sus obras que Cortázar dota a los objetos de cualidades humanas, personalidad e incluso intenciones. Hoy en el MODO, sacamos algunas piezas de la colección para protagonizar fragmentos de sus relatos.

 

Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte como la mano izquierda enamorada de ese guante que vive en la derecha. - Poema IV para Cris

Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte como la mano izquierda enamorada de ese guante que vive en la derecha. – Poema IV para Cris

Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte como la mano izquierda enamorada de ese guante que vive en la derecha. - Poema IV para Cris

Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte como la mano izquierda enamorada de ese guante que vive en la derecha. – Poema IV para Cris

“Estudiaba el comportamiento extraordinario del mate, la respiración de la yerba fragantemente levantada por el agua y que con la succión baja hasta posarse sobre sí misma, perdido todo brillo y todo perfume a menos que un chorrito de agua la estimule de nuevo, pulmón argentino de repuesto para solitarios y tristes.” -Rayuela, fragmento.

“Estudiaba el comportamiento extraordinario del mate, la respiración de la yerba fragantemente levantada por el agua y que con la succión baja hasta posarse sobre sí misma, perdido todo brillo y todo perfume a menos que un chorrito de agua la estimule de nuevo, pulmón argentino de repuesto para solitarios y tristes.” -Rayuela, fragmento.

 “Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire... Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.” - Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj , fragmento.

“Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire… Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.” – Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj , fragmento.

 “Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire... Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.” - Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj , fragmento.

“Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire… Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.” – Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj , fragmento.

Etiquetas: , , , , , , , ,