Espacio perdido: Toreo de la Condesa

Julio 23 de 2013

Entre los primeros compradores de los lotes que ofrecía la compañía fraccionadora Colonia Condesa S.A. estuvo la empresa El Toreo S.A., creada a iniciativa del torero Ramón López con la finalidad de construir una nueva plaza. Hasta entonces la más cercana era la “México”, ubicada en la Calzada de la Piedad, hoy Avenida Cuauhtémoc, a la altura de la actual calle de Guanajuato; este recinto del siglo XIX fue demolido en 1913.

La construcción del nuevo toreo fue realizada por el ingeniero Alberto Robles Gil y ocupó la manzana número 48 de la colonia, comprendida entre la avenida Oaxaca y las calles de Valladolid, Durango, Salamanca y Colima. La primera corrida en el Toreo de la Condesa tuvo lugar el 22 de septiembre de 1907, con los matadores Agustín Velasco “Fuentes Mexicano” y Manuel González “Rerre”, y los novilleros Samuel Solís, Jesús Tenes y Pascual Bueno en el cartel.

Luego de haber escrito numerosas páginas destacadas en la historia de la tauromaquia nacional, este recinto abrió sus puertas por última vez el 19 de mayo de 1946. Actuaron los toreros Andrés Blando, Edmundo Zepeda y Miguel López, con seis toros de la casa de San Diego de los Padres. A manera de despedida, un novillo fue estoqueado por Samuel Solís, quien había tomado parte en la inauguración de la plaza. Poco después la estructura fue desmantelada y trasladada a Cuatro Caminos, donde se ensambló de nuevo y funcionó como toreo y arena de espectáculos hasta su demolición en el 2008.