El Chocolate

Junio 8 de 2017

Sin duda, las culturas de Mesoamérica han hecho girar al mundo con la aportación del chocolate.

La palabra chocolate proviene del náhuatl xocolatl, vocablo que significa agua espumosa.

En 1519 Hernán Cortés llega a México y el emperador azteca Moctezuma lo toma como la reencarnación del Dios Quetzalcóatl. Por ello, Moctezuma ofrece al recién llegado xocolatl, reservado sólo a personas de clase alta.

Los monjes españoles sustituyeron las especias de fuerte sabor utilizadas por los indígenas mexicanos para preparar la bebida por miel, azúcar y leche.

El secreto para elaborar el chocolate se mantuvo durante aproximadamente un siglo, hasta que la infanta María Teresa de España entregó como regalo de bodas al rey Luis XIV, de Francia,las claves para su preparación. En aquel tiempo, la pareja real instauró en la corte francesa la costumbre de tomar chocolate.

Hasta 1879, en Europa el chocolate sólo se consumía en forma líquida. Fue  Rodolphe Lindt quien agregó manteca de cacao procesada a la mezcla, tras descubrir que el resultado era una golosina cremosa, crujiente al morderse, y que se derretía en la boca.

Esta presentación tuvo gran auge durante la Segunda Guerra Mundial, dado que era un excelente alimento para los soldados y ocupaba muy poco espacio. El mercado del chocolate en barra se consolidó terminada la guerra, ya que las tropas que regresaban a casa extrañaban esta golosina.

Además de su exquisito sabor, una característica relevante del chocolate es que su consumo activa una hormona llamada serotonina, que actúa sobre el cerebro para producir una sensación de placer y bienestar.

Si existiera una forma de hermanar América y Europa, de entretejer la trama de estos hemisferios, sería con la historia del chocolate, que se presenta con tanta diversidad cultural como la propia historia de la humanidad.

Exposición Nostalgia de lo Cotidiano, MODO 2010.

>> Ver Galería

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,