Diversión antes de la tecnología

Febrero 27 de 2019

Balero, trompo, yoyo, damas chinas, domino, baraja, lotería, etc., estos son algunos juegos que acompañaron a nuestros padres y que en la actualidad luchan por no desaparecer ante la creciente ola de gadgets, que proporcionan horas y horas de interminables juegos y diversión futurística.

La historia de los juguetes nos pone como ejemplo a Egipto donde los niños de la clase alta jugaban con pelotas, mientras que las niñas jugaban con pequeñas muñecas, las cuales pintaban a semejanza de Cleopatra, en la época precolombina, los sacrificios al dios de la muerte Mictlantecuhtli eran comunes, por consiguiente, era normal que los niños se divirtieran con los huesos y cráneos de los sacrificados, cuando los primeros españoles llegaron a América, regalaron a los niños los primeros muñecos articulados, para evitar las actividades lúdicas con huesos humanos, así es como llegan a México, las primeras muñecas.

En cuanto al yoyo, balero y trompo, tienen una historia que no precisamente se apega a la mexicanidad que todos tenemos fijada a nuestra cabeza, de hecho, el yoyo es una invención oriental que empezó como un arma para cazar animales, mientras que las primeras apariciones del trompo fueron cerca del río Éufrates.

La primera gran trasformación del juguete surge con la adaptación del plástico, esto a partir del siglo XX para continuar con la implementación de circuitos eléctricos que permitieran efectos de luz y color en los nuevos juguetes, sin embargo, no fue sino hasta 1972 que la verdadera revolución exploto, esto con la introducción de los videojuegos al mercado, Atari cambiaría la forma de divertirnos. De ahí la finalización de los juegos de mesa, al menos, como los conocimos en un principio. Serpiente, Mario Bross, Minecraft, hasta Fortnite son los nuevos acompañantes de horas y horas quizás sanas quizás no, de una generación que se acerca al futuro.