Colorín Colorado

Colorín Colorado

Todos en algún momento de nuestra infancia rayamos y creamos obras de artes en cuadernos y paredes de nuestro hogar, todo con ayuda de colores, plumones y crayones, esto no es más que la necesidad de expresarnos, tal y como lo hacían nuestros antepasados en tiempos de cavernas, donde se grababan los modos de vivir, cazar y cambiar constantemente de lugar.

¿Pero qué tiene que ver todo esto con la historia de los lápices de color? Pues en realidad mucho, ya que, para entender la historia de las laminillas de color, tenemos que regresar a sus orígenes, pasando por el lápiz, para concluir en el proceso de creación, así que acompáñanos y coloreemos juntos esta historia.

Como ya lo mencionamos, las pinturas rupestres del paleolítico están llenas de historia y color, estas representaciones de humanos, animales y el medio ambiente son una marca importante de nuestro andar por el mundo, se creaban utilizando pocos colores como el rojo, amarillo y ocres, estos colores eran obtenidos de minerales, resinas y grasas.

Tuvimos que esperar años para que estas técnicas cambiaran, el hombre necesitaba un instrumento que le permitiera escribir y marcar las cosas con mayor facilidad, fue entonces cuando se inventó el lápiz, un objeto que revolucionaria la manera de escribir la historia. Nicolas- Jacques Conté fue el genio que vio en el grafito una oportunidad para marcar cualquier cosa, a él se le atribuye el poder endurecer este material para crear el lápiz, se dio cuenta que al agregar agua y arcilla al grafito este se endurecía, pudiendo obtener laminillas.

Y establecido el lápiz era común que naciera la idea de poner color, aunque realmente no existe información precisa que nos hable de los inicios de fabricación de lápices de color o algún contribuyente a su invención, sin embargo, se sabe que en culturas como la griega y la romana el uso de colores en el arte era primordial, usando cera para combinarlos debido a su resistencia t durabilidad. No fue sino hasta inicios del siglo XX que se empezaran a conseguir los primeros colores de calidad que impulsaran aún más la creciente ola de artistas que día con día perfeccionaban la colocación del color en sus obras.

Con el inicio de estas tendencias marcas reconocidas empezaron a nacer, tal es el caso de Staedtler una fábrica especializada que coincide en no tener fechas ni registros exactos de la invención del lápiz a color, sin embargo, guarda un registro del año 1834, donde se cuenta que Johann Sebastian Staedtler habría creado un lápiz de cera de color, convirtiéndolo quizá en uno de los primeros creadores.

Sea cual sea su origen muchos coincidimos en algo, nuestra vida sin color sería totalmente diferente, el valor añadido de una obra por sus matices cambia todo el significado de la pieza y en conclusión ningún día sería divertido a blanco y negro.

Colorín Colorado esta historia ha terminado.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X