blog-2-2

Cantinflas

Ahí está el detalle. ¿Te suena? Existen personajes que marcan con su lenguaje, forma de vestir o actitud toda una época, este es el caso de la figura del que toca hablar hoy, Cantinflas. Caracterizado por el gran comediante Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes.

Podríamos empezar contándote donde nació o cuando murió este gran actor, pero preferimos ir a lo alegre de la historia y desnudar un poco al personaje. Así que comencemos.

Si bien el actor hace al personaje en este caso es completamente recíproco, ya que Cantinflas puede ser un espejo de Mario, si analizamos, en las películas este singular hombre ejerce oficios como; barrendero, bombero, policía, doctor, sacerdote, trabajos que también Mario ejerció a través de su vida antes de ser actor. Quizá esta fue la fórmula que le abrió la puerta al comediante, reflejar la vida de los mexicanos en la pantalla, resaltar los valores de cada trabajo, de cada trabajador y de todo un pueblo sumergido en una depresión económica, pero, ¿Qué más hizo crecer la fama de Cantinflas?

Quizá la respuesta se encuentre en la singular manera de enrollar las historias a través del lenguaje, porque bien no es lo mismo decir “Llegue tarde” a cantinflera y terminar diciendo “Los momentos pasan y los minutos también… y luego hasta los segundos. Luego, de segundo en segundo, agarra uno el segundo aire. Y luego tú tan chula que eres. Y uno tan enamorado…”

Y si, nos referimos a cantinflear cuando sin querer queriendo nos enrollamos en las palabras y es totalmente valido desde que en 1992 la Real Academia Española incluyo esta palabra como verbo en el diccionario. Entonces tenemos a un hombre de aspecto humilde trabajando todo el tiempo, apurado y con un lenguaje único, dicharachero y amoroso, un éxito total. Pero quedan muchas preguntas aun en el aire ¿Cómo nació? ¿En dónde? Y la principal ¿Por qué se llama Cantinflas?

Cuenta la historia que Mario era un comediante que se presentaba en carpas, como humorista, una noche en la que el pánico escénico le ganó, empezó a hablar de una manera rápida y sin sentido, nombrando lo primero que se le viniera a la cabeza, fue ahí donde obtuvo sin querer su simpático sello en la manera de hablar que genero miles de carcajadas en el público. El tiempo paso y ya con medio personaje encima solo faltaba un nombre, el que obtuvo del mismo público. Una noche de palabras retorcidas un espectador cansado de no entender el leguaje del cómico le grito ¡Cuánto Inflas! Que después se convirtió en la contracción Cantinflas.

Ya con el personaje hecho el éxito empezó, aunque no fue inmediato, el humorista lanzó la película, No te engañes Corazón, sin éxito, después vinieron filmes que lo catapultarían a la fama tales como, Ahí está el detalle, El padrecito, El bolero de Raquel, La vuelta al mundo en 80 días, El ministro, El barrendero y muchas más, logrando grabar más de cincuenta filmes. Fuera del cine también triunfo siendo socio del equipo América, club del cual era hincha, además de ser consejero presidencial.

Su éxito lo llevo a ser considerado el Chaplin mexicano, además, ganó con la película “La vuelta al mundo en ochenta días” el Globo de Oro al mejor actor. Contrario a lo que se pueda pensar se comentaba que la persona era muy distinta al humorista, sus compañeros de trabajo lo consideraban una persona con gustos desagradables, malvado y arrogante, lo cual a veces lo metía en problemas, pero esto no le quito el ingenio y el genio que llevaba dentro.

Mario Moreno falleció a la edad de 81 años en la ciudad de México, a causa de un cáncer pulmonar.  Sin embargo, Cantinflas vivirá por muchos años más a través de las películas, la sonrisa del público y el amor que su genio creador le puso a cada cosa que realizaron junto.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X