Olla express

Enero 9 de 2017

En una olla express los alimentos se cocinan más rápido reduciendo los tiempos de cocción habituales entre tres o cuatro veces, esto se debe a que en estos recipientes herméticos la temperatura de ebullición se eleva por encima de los 100ºC. En el interior de una olla a presión el agua nunca hierve.

En 1679, el físico francés Denis Papin, reconocido por su trabajo sobre el poder del vapor, inventa el “digestor a vapor”, el primer intento que se conoce para reducir el tiempo para cocinar alimentos. Este recipiente utilizaba presión de vapor para incrementar el punto de ebullición del agua y así cocinar más rápido. En 1681, Papin presenta su invento ante la Royal Society de Londres, pero la novedad no prospera y queda como un estudio científico más.

Poco más de un bicentenario después, en 1919, el español José Alix patenta lo que define como olla express, una innovadora olla a presión portable y de reducidas dimensiones. En 1938, el alemán Alfred Vischler presenta la “Flex-Seal Speed Cooker” en Nueva York. Aunque la idea de Vischler era buena, el producto que capta la atención de las amas de casa es la olla de presión “Presto”, que aparece un año después en la Feria Mundial de Nueva York, gracias a su tapa fácil de cerrar eliminando la necesidad de pinzas y tuercas. A mediados de la década de 1970, las ollas express dan un paso adelante clave para la seguridad del usuario, una cubierta de bloqueo interno, que evita que la olla se abra a menos que la presión se reduzca de forma segura.

En la actualidad, el uso de las ollas a presión se mantiene, ya que sigue siendo la mejor opción para cocinar comida sana de forma rápida. En el mercado se pueden encontrar ollas de primera generación, con válvula movediza y de tercera generación, eléctricas con válvula accionada por resorte.

>> Ver Galería

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,