Iconografía del Tequila

Abril 17 de 2017

El Tequila es la bebida que representa a México en el Mundo y junto con otras prácticas culturales conforman un conjunto de símbolos como el mariachi, el charro, el mole o el Escudo Nacional, que representan ante ojos de muchos, lo Mexicano. Después de la Colonia los nuevos mexicanos viven una crisis de identidad: ya no pueden representarse con la figura del hacendado criollo o español, tampoco con la del indígena.  Es entonces cuando surge la figura del charro mestizo, una mezcla de tradiciones y de universos: lo español con  lo indígena. Es también una figura que exalta valores que eran comunes a los habitantes de la nueva patria: el amor al campo, la tradición familiar, el trabajo duro, la entereza moral, el valor, la fidelidad y el patriarcado como ejemplo de una nueva estructura social.

El charro estaba siempre acompañado de su caballo, su pistola, su tequila y su china. La literatura, la música y más aún el cine, contribuyeron enormemente al engrandecimiento de este prototipo de hombre mexicano, que serviría para dejarlo grabado en el subconsciente colectivo. Este prototipo rompía con las barreras sociales y permitía que la población en general generara una afinidad y una identificación.

Gracias al cine, los destilados de agave adquirieron un prestigio estético, con la imagen de Pedro Infante tomándose de un trago una botella entera de tequila como una promesa de liberación. El Tequila se asoció en la música y en el cine con un momento de sensibilidad masculina, de ternura viril, una llave al mundo de los sentimientos: en la embriaguez es posible, para el macho mexicano expresar sus penas y también sus pasiones. Es entonces que, en palabras de Alfonso Alfaro, que el Tequila se convierte en “(…) licor de tierra antigua, finura de caballeros, pócima de ocultas sabidurías”.

>> Ver Galería

Etiquetas: , , , , , , , , , ,